Monday, 18 October 2010

Pensamientos? Pasen y vean una gran película (3)

"Sabés una cosa? Cualquiera de estos días te voy a besar", dijo él. Y antes de que ella pudiera interrumpirlo prosiguió: "Sí, ya sé. Estás sorprendida y no lo podés creer, pero en el fondo sabés que hace tiempo que te quiero besar. Pasa que por alguna estúpida razón vos pensás que lo nuestro es de amigos, aunque yo estoy completamente convencido de que usé todas las armas posibles para que te dieras cuenta de que te quiero besar". Concluye la oración y piensa para sus adentros: "Es que es tan obvio, siempre fue tan obvio. Pero claro, vos no. Vos no te lo ves venir. Y menos vas a coresponder. Es la historia de mi vida".

Hay veces que envidio tanto a Ana Sofía. Tener, no sé, la necesidad o el gusto o la incontrolable -digámosle- 'reflexividad' para sentarse a escribir las cosas que pasan y hacerlo de manera tan admirable, con una prosa tan adictiva y perceptible pero a la vez tan misteriosa. El otro día ella mencionaba la revista "Oblogo". Yo tengo un número acá en casa. Nunca lo leí pero entiendo que tiene que ver con gente como uno contando sus experiencias de todo tipo. Yo sé que Ana Sofía escribía estas cosas antes de conocer "Oblogo", y honestamente creo que no necesito la revista porque tengo su espacio; ese que -nunca nos cansamos de repetir- quizá no le interese a nadie, ese que no queremos que nadie lea pero que a la vez irremediablemente nos involucra a todos. Son partecitas, frases, dichos, bromas, insultos, pequeños pedazos de vida que en algún punto todos compartimos. Que nadie diga que no somos parte del mismo mundo.

Así de Ana Sofía salto a Sofía, Sofía Coppola. Y le recomiendo a Ana Sofía (y a todos, por supuesto) especialmente esta peli, que quizá no la vio. Esta es la peli que vengo escondiendo entre tantas mini-críticas; esa única gran peli -qué feo suena a veces esa frase hecha, en serio- que vi en el eterno mes y medio sin clases. Me contenta el estado de las cosas pero va a ser difícil retomar el ritmo. No tengo dudas.
---

"María Antonieta" es la muestra más clara del universo que Sofia Coppola intenta establecer como directora. Hablamos de un universo propio, de corte autoral que se inmiscuye más que intencionalmente en el contexto de todos sus films y que tiene la particularidad de lo étereo, como si nos llevara con ella en un viaje en el que no interesa mucho el destino ni las respuestas finales sino más que nada el recorrido, que por alguna razón se ve interrumpido. Creo que si tuviera que elegir, Sofia no terminaría nunca de viajar, pero como artista de cine entiende los tiempos del largometraje y busca situaciones que frenen las experiencias vividas de manera lógica e incuestionable, que ni siquiera ella misma como escritora/directora pueda poner en duda. En "Las vírgenes suicidas" era la muerte, anticipada al inicio del film; en "Perdidos en Tokyo" era el inminente regreso...en "María Antonieta" es la propia Historia.

Me recomendó mi profesora de Historia Social General que viéramos este tipo de películas, que nos ayudarían a comprender de una manera entretenida lo que estamos leyendo en libros. La profe mencionó "María Antonieta", donde entiendo yo que la Historia es casi lo de menos. Si bien Coppola no le falta el respeto a lo ocurrido en Versalles y en Francia durante la etapa de Luis XVI (interpretado por un -intencionalmente- desencajado Jason Schwartzman), todo lo que en los libros conocemos como Historia es para este film un detonante y, como ya se dijo, un mecanismo de interrupción. En el medio de todo esto, tenemos a una hermosa niña austríaca que fue envíada a Francia para darle un heredero al nieto del rey. Sí, para la concepción general hablamos de María Antonieta; pero para Coppola la niña es una vez más Kirsten Dunst, que despliega todo su encanto y carisma para seducir a un príncipe que no quiere hacerle el amor. Banalizar los hechos? No, simplemente darles un poco menos de solemnidad; una decisión de la directora que funciona como una fuerte brisa de aire fresco que azota contra todas las películas Históricas con gente que tiene pelucas y que a muchos nos cuesta ver enteras. Por eso la puesta en escena hace que esta María Antonieta parezca más una Paris Hilton/Lindsay Lohan que la niña rebelde que evidentemente fue. El extremo opuesto a lo solenme aquí es el ridículo, la exageración -mediante la música de alto volumen que nada que ver tiene con la época, las copas derramadas por el piso y los hombres y mujeres recostados por doquier- de ciertas fiestas nocturnas en las que, si bien ocurría de todo, nunca se perdía la 'clase'. Aún así, se procura darle a la protagonista una consideración humana; un desarrollo de personaje que pretende de a ratos convertirla en víctima vulnerable de todo un clima social y político que la superaba. Como si Coppola, mientras da la clara orden de "romper todo" se acercara y nos susurrara: "Es sólo una niña".

La película más cara de la directora sigue la línea tan intencionalmente desprolija/desconsiderada desde el lado técnico que tenían sus anteriores obras. Se reúne nuevamente con el director de fotografía Lance Acord y la editora Sarah Flack, esta vez con el permiso de filmar en Versalles, lo que le permite obtener momentos visualmente mágicos que siempre, por un segundo, nos parecen innecesarios. Menos como en su ópera prima y más como en su segundo trabajo, hay un montón de 'nada' en "María Antonieta". Hay un tiempo claramente suspendido en el que nada avanza pero en el que Coppola está definitivamente viajando y nos invita si tenemos ganas. Si aceptamos SU universo en el contexto de cada uno de sus films, no podemos hacer otra cosa que admirarla. Es un universo que podría explicarse, por así decir, en 3 operaciones:

1)Presentar: introducir a los personajes, más que nada a los principales, en un momento y lugar, en una cotidianidad, y con algo que desde el principio los pone en conflicto. Ejemplo de "María Antonieta": el hecho de casarse con alguien designado para darle un hijo, con 14 años y en la Francia de entonces.

2)Contener: dar pie a una situación o serie de eventos, que generalmente devienen automáticamente del conflicto, y que hacen que los protagonistas entren en una desesperada -de mayor o menor grado- y necesaria búsqueda de algo que cambie el estado actual de las cosas. Ejemplo en "María Antonieta": el difícil intento de lograr el objetivo, que se cruza con las relaciones diplomáticas y el entorno de personas que no ven a María como alguien que merezca el lugar que ocupa.

3)Liberar: hacer que la situación contenida explote, en menor o mayor medida. Lograr que esa contención se convierta, en el contexto de cada película, en algo que claramente se identifique con la liberación, y que implique que los personajes tengan que manifestarse de alguna manera, quebrar ciertas normas; transgredir. Ejemplo en "María Antonieta": cosas concretas como el aplauso en medio de la función de ópera, o el pequeño mundo aparte que le pide a su marido que le construya; luego el resto.

Creo que es posible localizar estas 3 cosas en cada película de Coppola, que no siempre aparecen instantáneamente, claramente a la vista (tampoco creo que sea una directora a la que le interese dar una completa claridad de las cosas, menos a medida que se acerca del final de los films). Son películas, sin embargo -y si me permiten la contradicción-, sumamente claras. Universos donde la luz centellante del día y la oscuridad de la noche juegan roles marcados y específicos; historias de nada que dicen mucho para el que preste atención y quiera (como dije) viajar y agarrar pedacitos; obras que buscan sin cesar la obtención de momentos de -como se dice- "cine puro", y los logran exitosamente.

Y volviendo al comienzo, son películas, que -como deja muy claro el último plano de "María Antonieta"-, tarde o temprano, y en el mundo de Sofia casi sin aviso previo, terminan...aunque queramos lo contrario.

---8/10

----
Porque siempre hay que volver, transcribo el final de la crítica en inglés que escribí de "Perdidos en Tokyo":

"Un amigo me dijo, cuando estábamos hablando de la peli, que no tenía 'clímax'. Yo debería decir que no necesita uno. Yo al menos no lo estaba esperando"


Acá al final, el final de mi crítica de "Las vírgenes suicidas", parte de un post de este año titulado "La nada":

"No es fácil de lograr, aunque estar producida por Francis Ford Coppola genere tranquilidad. Su hija le saca el mejor provecho, transmitiendo un espíritu de lo que en el cine se conoce como ‘independiente’, y que si bien nos resulta una definición molesta, sabemos que es un espíritu que provee mucho de estática...mucho de “nada” y poco de clímax y conclusiones que, más veces de las que queremos admitir, son innecesarias."


Es bueno re-leerse cuando se termina de escribir algo, y luego buscar lo que uno escribió en el pasado que se relaciona con lo que acaba de escribir. Es más bueno aún reconocer finalmente que uno tiene una coherencia a través del tiempo. Es algo que, dentro de todo, me deja tranquilo.

SE VIENE UN INTERESANTE ESPECIAL QUE GIRA ALREDEDOR DE ALGUNAS DE LAS ULTIMAS PRODUCCIONES ARGENTINAS.

PROMETI UN OCTUBRE CON TODO, NO?


SALUDOS SOSPECHOSOS!

7 comments:

Giacinto said...

La primera vez que vi Maria Antonieta me pareció una de las películas mas Girly que había visto en mucho tiempo.
Con el tiempo la volvería a ver (luego de ver Virgenes Suivida y Lost in Translation) y cambia la persepción de las cosas. Se entiende que la película se supone sea Girly pero eso es lo superficial de ella, dentro nos muestran a ésta nina que no está lista para ser mujer de una manera oscura y nada inocente.

Muy de acuerdo con todo lo que dices,

grillo said...

El tema con Vírgenes Suicidas es que dependiendo del estado de ánimo en que te encuentres te va a alterar a un determinado nivel. Yo la primera vez que la vi dije "la puta, qué buena película", quizás así porque el tema me parecía interesante, quizás no, pero la segunda vez me pegué un fiasco horrible y no fue hasta la tercera en que finalmente entendí la oscuridad de la trama y lo importante de cada escena, de cada diálogo y sobre todo el papel de los 4 vecinos, que tal vez a algunos les pase inadvertido pero a ellos cuatro les debemos muchos.
Ojalá me pase lo mismo con María Antonieta.

Abrazo

PD No hace falta tener los 4 links, simplemente poné el último si a los otros ni los uso Juancito y si no comenté nada de la entrada anterior es porque no tenía nada que comentar pero sí manifestarte mi lectura!

Antoine Doinel said...

Acabo de descubrir su Blog y me encuentro con Sofia Coppola (buen reclamo) así que me quedare por aquí.
De Mª Antonieta decir que solo por la dirección que es brillante merece la pena ver esta peli. Y ondeando en el post lei que alguien te dijo que Lost in Translation no había clímax y tu le rebatiste muy bien no lo necesita y es más para mí es un continuo clímax desde que empieza porque lo que cuenta de todos sus personajes es tan interesante que me quede pegado a la silla sin pestañear todo el film, hacía el final estaba con una sensación de no querer que se acabará nunca la película.
Buen post, buen Blog.

Alejandro the Kitsune-san said...

buuu!!!!

la historia de una parasita contada por otra parasita...

Fue Hernan Ferreiros quien dijo que esta pelicula estaba del lado de la realeza, y tenia razon

estas peliculas donde esta presente esto de la jaula de cristal y sus heroinas encerradas en ellas y que no saben por que estan ahi y viven perdidas en el limbo de la abundancia son horribles

no simpatizo con sus personajes, no hay identificacion posible

no le veo ningun riesgo, ni nada estimulante filmar castillos y vestidos con la plata de papi

prefiero a la Bigelow que se va a Jordania a 50 grados de calor a hacer una de bombas, por lo menos se merece respeto

saludos

ElChapa said...

Giacinto: Creo que lo que vos decís tiene que ver con cómo Sofia fue construyendo su 'obra', y conectando sus películas, que siempre tienen algo más profundo (o al menos intenso) que se esconde detrás de lo que vemos. Por supuesto que en "Las vírgenes" esto es más claro, pero también está acá (ojo que si no se percibe también es válido y no quita mérito), y es en parte lo que hace que las suyas sean grandes películas.

Grillo: Estoy de acuerdo con lo que decís. Igual para conectar un poco con lo anterior, creo que las películas de Coppola son decidídamente obras que buscan conectar, que invitan.. por eso digo que si uno no acepta (sea como fuere) la invitación, va a pasar que la película a uno no le va a gustar. Fijate entonces que te pasa con María. Y me contás.

Antoine: Ya pasé por tu espacio, un espacio que recomiendo a todos los bloggeros cinéfilos. Hoy no sé que me pasa pero conecto comentarios. Si lees lo que le respondí a Grillo, verás como vos te quisiste dejar llevar por la historia de "Lost in traslation" que está ahí para ser contada, con los elementos dispuestos en su lugar, con un clímax constante o sin clímax alguno. Así, así también y así de genial es "María Antonieta" a mi entender.

Alejandro: Me parece que lo de "la plata de papi" estuvo de más. Sofia filma muy bien y yo sé que vos lo sabés, así que no hay razón tampoco para compararla con la Bigelow porque son dos personas muy distintas. En principio, por algo que vos dijiste del riesgo. Bigelow siempre tomó riesgos, pero Sofia ni lo intentó. No parece ser su forma de hacer las cosas. Tampoco creo que haya que identificarse con la situación de los personajes para disfrutar "María
Antonieta", o cualquier película si vamos al caso. Puede como bien señalás que la 'situación' del personaje sea un poco trillada, pero uno no se identifica sólo con personajes/situaciones/historias; uno también se puede identificar con la forma de contar las cosas, con el estado de ánimo y los elementos buscados para acompañarlo. También nos podemos identificar con la falta de riesgo. Insisto con lo del viaje: Sofia invita... el que quiere ir la pasa bomba.

Saludos Sospechosos!

Cine Pensante said...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo como recomendación en mi blog. Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !. Si puede sírvase a contactarme rafaelleal5@hotmail.com

saludos

Javi said...

Me gustó esta visión particular de Sofía Coppola sobre el personaje. Distorsiona en muchos sentidos la historia para contarnos como pudo haber sido la vida de María Antonieta, llena de lujo, fiestas, sensualidad... en resumidas cuentas para hacernos ver que su educación no le permitía ver el mundo de otro modo (ni conciencia social, ni ningún tipo de sentimiento de solidaridad hacia el pueblo. Ni tan siquiera sabría lo que realmente le ocurría a ese pueblo necesitado) porque vivió toda su vida en una burbuja alejada del mundo exterior... esta sí que era una princesita encerrada en su castillo. Un saludo y me pasaré por tu blog; está muy bien.