Thursday, 18 October 2007

“La música del habla”

“Richard Linklater es un realizador enamorado de la música del habla, y debemos bendecirlo por eso”, dijo algún crítico importante ya tiempo atrás. Pensé que todavía no era el momento, pero Joa dijo que sí, que les presentara al gran Richard Linklater. Aprovecho para decirle a Ale que es muy bueno tenerlo de vuelta ;)

El otro día me peleaba con Matsan porque no quería comprender la definición de “cine independiente”…Bueno, en las tres películas que veremos esta semana, lo encontrarán demostrado por todos lados: bajos recursos, locaciones verdaderas, pocos actores y cámaras pacíficas sin muchos trucos. Eso es generalizando un poco, aunque Linklater, maestro/artesano americano del cine independiente (que también ha hecho films más taquilleros como “Escuela de Rock”), ha logrado transgredir varias de estas características.

Por eso las tres películas que veremos esta semana son muy diferentes y muy parecidas entre sí. Quizá el parecido es por esta “música del habla”,quizá por el estilo…Quizá no hay diferencia. Estoy convencido de que estas películas se pueden conseguir, así que por favor háganlo. Por lo menos esta primera, en Brandsen debe estar.

La crítica (una de mis mejores) de “Fast Food Nation”, a continuación.

"Fast Food Nation"

He estado criticando varios films acerca de problemas actuales últimamente. No voy a empezar a comparar otra vez porque estoy cansado y quiero mirar al cine como lo que es una vez más; un arte. Films políticos, mayoritariamente documentales, son realizados todos los días, para que la gente se de cuenta de lo que está ocurriendo a su alrededor. Tal vez quieran hacer algo luego de verlos o tal vez no, pero esta es la única manera en la que los realizadores se expresan y hacen declaraciones: presentando su arte.

“Fast Food Nation” ataca contra la industria alimenticia desde la primera imagen y créanme cuando les digo que lo hace sin piedad. Pasando por todos los eventos del best-seller de Eric Schlosser, la película hace sus acusaciones. Lo que ocurre para que esto pueda pasar es una loca e inigualable experiencia cargada de ironía y sarcasmo del mejor tipo de comedia, drama e incluso un poco de romance; todo respaldado por una perfecta y melodramática música (Friends of Dean Martinez). Pero no les contaré nada de que se trata.

Todo está hecho con arte en “Fast Food Nation”. La pieza de Linklater no es un documental sino una película, aunque tiene un ambiente de documental intencionalmente generad, nunca se olvida de esto. Sin embargo, eso no la hace menos arriesgada y valiente, mientras que la cámara muestra algunas horribles escenas de como son las cosas. Hay una urgente necesidad de sacarlo todo para fuera, evidenciada en cada aspecto de la película. Pero Linklater, aunque tomando un nuevo tipo de material y manera de trabajar, nunca falla en recordarnos su propio estilo.

Uno de los mejores directores contemporáneos ahí afuera, Linklater cuenta con todos los adjetivos positivos: innovador, inventivo, atrevido, diverso y confiado. Si mencionar que es también escritor y uno muy listo. Escrito por él mismo y Schlosser, el guión de “Fast Food Nation” da en las notas correctas siendo áspero y controvertido pero también entendible y creador de conciencia. Como es también usual con él, las conversaciones entre los personajes fluyen naturalmente.

Un director experimentado de pequeños pero concentrados lugares, Linklater se va a lo grande aquí, dándonos un gran número de personajes en lugares diferentes dentro de la misma historia. No me malinterpreten: esto no es la trama conectiva de “Babel” y “Crash”; es diferente. Y Linklater no falla en la tarea de manejar estos múltiples personajes, demostrando que su dirección de actores está intacta con un elenco de estrellas independientes, desconocidas, súper conocidas y hasta resucitadas.

El regular de Linklater Ethan Hawke (lo veremos toda esta semana) está encendido en una de sus más pequeñas apariciones de esta década, entregando las creencias más fuertes del film. Lo mismo pasa con Bruce Willis, mientras que Kris Kristofferson y Patricia Arquette están más retraídos pero no menos seguros. Wilmer Valderrama no consigue el acento mexicano, pero Catalina Sandino Moreno sí y brilla con poder dramático. Bobby Canavale obtiene la actuación de su carrera y Luis Guzmán es simpático. Paul Dano sigue por buen camino y Ashley Johnson entrega una relajada y sorpresiva interpretación; siempre estuve esperando verla luego de “Lo que ellas quieren”. Quiero mencionar que Avril Lavigne también está en la movida, como otros convincentes actores jóvenes que no conocía.

Último pero no menos importante, siempre hay un buen tipo. Tiene que estar ahí, viendo que todo está mal y queriendo hacer lo correcto. Este es Don Anderson, el personaje que maneja el film, interpretado por Greg Kinnear con una inteligencia tan precisa y peculiar que sólo él puede conseguir. Quiero tomar esta oportunidad para mencionar que creo que su actuación en “Little Miss Sunshine” fue fantásticamente discreta y genial y que la considero una de las más subestimadas de ésta década; más que el Harvey Pekar de Paul Giamatti en “American Splendor”.

Linklater no sólo pasa la prueba con el escenario más amplio, sino que también logra algunas de las mejores tomas de su carrera, con un número de cámaras perfectamente distribuido para cada escena, un par de hermosas tomas a larga distancia más completamente intensos acercamientos.

Si tuviera que elegir una palabra para describir “Fast Food Nation”, indudablemente sería ‘brutal’. Hace tiempo escribí un ensayo acerca de los chicos chiquitos usando celulares, diciendo si estaba de acuerdo o no. No estoy de acuerdo, pero recuerdo que puse: “No importa lo que pensemos, la industria ya ha demostrado ser más grande que nosotros; y no podemos hacer nada al respecto”.

---9/10

1 comment:

joa said...

maestro don linklater, un rompedor d los esquemas en el mundo del cine.
Estoy esperando la critica de Tape

un abrazo
joa