Wednesday, 11 July 2007

Rachel McAdams: Belleza y talento ascendente

Hoy en día hay muchas actrices jóvenes que prometen ser el futuro de la industria cinematográfica. Aunque muchos dicen que Lindsay Lohan es una de ellas (yo no lo creo, y pienso que “Juego de gemelas” fue lo único bueno que hizo), yo prefiero nombres como Evan Rachel Wood, la británica Keira Knightley y unos años atrás Julia Stiles.

Pero aunque Knightley ha recibido una nominación al Oscar y Rachel Wood es bien reputada (sin contar su situación actual junto a Marilyn Manson; pueden averiguar), para mí la más ascendente y hermosa de todas tiene un claro nombre y apellido: Rachel McAdams. Quizá es porque he visto la mayoría de sus películas o porque su mirada me atrapó en un momento, pero sin duda la razón más importante es que es una prometedora e increíble actriz.


Esta semana recorreremos unos títulos de su carrera, comenzando por ese film en el que su mirada me conquistó: “The Notebook”. Traducida como “Diario de una pasión”, es la historia de dos jóvenes y la ‘llama’ de su amor a lo largo del tiempo. No sé que habrán escuchado de esta película, pero la verdad es que es casi perfecta; y además es lo más romántico que ha producido Hollywood desde “Titanic”…Eso fue hace diez años ya.

La crítica de “The Notebook”, a continuación.

“The Notebook”

Estuve, cuando la vi por primera vez, y todavía estoy fascinado con esta película. Estoy hablando de una de las mejores películas románticas que he visto jamás. Las películas románticas que combinan ese amor pasional con drama y una perfecta química entre los protagonistas.

Rachel McAdams se ve hermosa en este film; es algo que tiene que decirse. Su actuación es increíble también, para el tipo de personaje que tuvo que inerpretar (diferente de los otros personajes que interpretara anteriormente; superficiales a veces). La joven realmente puede actuar, y este papel, aunque no fue reconocido, le dio la oportunidad de crecer. No estoy diciendo que lo ‘pasaron por alto’, pero era imposible que lo reconocieran.

Ryan Gosling consiguió la interpretación de su vida como Noah. Había elegido roles interesantes en el pasado pero no había tenido la oportunidad de brillar. Cada movimiento que hace aquí es perfecto; su actuación no tiene fallas (aunque, al igual que la de McAdams; no podría ser reconocida). Su manera de hablar me hizo acordarme de Sylvester Stallone, cuando hizo de Rocky en la primera de las películas de la antología; un poquito torpe y rudimentario, pero la suma perfecta para una persona enamorada. De cualquier modo, la película depende en la química entre los jóvenes actores, quienes no decepcionan para nada.

Los pros, James Garner y Gena Rowlands, tienen la misma química que Gosling y McAdams, sólo que son más viejos. Garner fue reconocido en el año del film por el SAG (Screen Actors Guild) por toda su carrera, y con su actuación como Duke, cierra un ciclo de una carrera entera. Rowlands parece encantada de estar trabajando con su hijo; que debe admirarla por todo lo que ha hecho. Su trabajo es remarcable, como el de Nick Cassavetes. Escuché que Cassavetes dirigió este film porque quiso. No tiene una gran carrera como director, pero sabe lo que hace. Sabe como crear el ambiente, para toda la película, y para cada imagen en ella. Lo pude ver (en un especial) mirando a los actores de cerca, en cada escena. Quiere estar en todo; dirigir y también hacer que los actores se sientan cómodos y seguros de lo que están haciendo. Se nota.

“The Notebook” es en realidad una novela, y si no fuera por Nicholas Sparks (escritor de la novela que inspiró “A Walk to remember”) y su inspiración, este film no existiría. Cuan romántica puede ser una historia cuando empieza con un párrafo que dice algo parecido a esto: “Soy un hombre común. No hay ningún monumento dedicado a mí y pronto mi nombre será olvidado; pero en una cosa, he triunfado como cualquier otro ser en este mundo: he amado a otra persona con todo mi corazón”. La película tiene muchas escenas bellas y conmovedoras; a veces sabrán lo que va a pasar aunque no lo quieran. Pero esas son las escenas que verán, y disfrutarán como yo.

No sé si se ha dicho esto, pero tenía que ponerlo. La lluvia está cayendo, y Allie (McAdams) le dice enojada a Noah (Gosling): “Por qué no me escribiste? Por qué se terminó?”. “No se terminó”, le responde él con lágrimas en los ojos. “Y todavía no se ha terminado”.

Y nunca se terminará.

---9/10

1 comment:

sofia martínez said...

¡Muy de acuerdo con este post! El Diario de Noa, es una de las cosas bien hechas, una película bien narrada con los sentimientos bien expuestos y una de esas experiencias cinematográficas que van pasando de boca a boca sin parar porque se quedan en el recuerdo como algo bello y hermoso. Puede que esté plagada de tópicos y lugares comunes, pero por alguna razón eso no molesta. Además no me van a negar que Rachel McAdams es hermosa a la par de Ryan Gosling, el hombre más hermoso del mundo. ¡Ay a mí me encantó!