Thursday, 6 December 2007

Fantástica

Fue así, Winona Ryder tenía 23 años y la nominaron al Oscar. Pero no fue como mejor actriz secundaria, sino como mejor actriz; punto. No se lo ganó, claro, pero significó mucho en la carrera de la hermosa mujer que, a base de esfuerzo, fue creciendo hasta aparecer como única persona antes del título de una película…Y en una película con Susan Sarandon.

Esto es “Mujercitas”; y que actuación.

La crítica (larga pero que vale la pena) de “Little Women”, a continuación.

“Little Women”

La señora March (Susan Sarandon) se sienta en el piso en navidad para leer una carta y prender velas con sus cuatro hijas. Luego se sientan alrededor del piano y cantan canciones de navidad. Afuera está nevando mientras suena una hermosa música (Thomas Newman). Hay mucha nieve en “Mujercitas”, pero no es un film de navidad o de clima nevado; es acerca de cinco mujeres y como cada una de ellas enfrenta esa increíble travesía llamada vida.

La carta mencionada viene del padre de las chicas, que está en la guerra. En esos tiempos, las muchachas no estaban acostumbradas a decir “papá”; “padre” lo llamaban. Se juntaban en un gran cuarto y compartían sus ilusiones: “No es lo mismo sin los regalos”, explicaba Meg (Trini Alvarado). “Estoy desesperada por lápices para dibujar”, decía la pequeña Amy (Kirsten Dunst). “Desearía no tener que trabajar para la tía abuela March”, se quejaba Jo (Winona Ryder).

A Beth (Claire Danes), talentosa y silenciosa, le preguntan: “Cuál es tu deseo para navidad?”. “Me gustaría que la guerra terminara para así tener a ‘padre’ en casa”, responde ella; y todas las hijas quieren eso también. “Realmente tienen un lindo piano”, agrega Beth, mirando por la ventana hacia donde Laurie (Christian Bale) está tocando. Laurie (“el cautivo”, según las chicas) será un gran amigo de la familia y de las chicas.

Jugarán todos juntos en una sociedad secreta que escribe artículos y desarrolla obras; escucharán las historia de Jo a la espera de nuevos capítulos, siempre con una sonrisa en sus caras, porque son buenas personas. Las chicas, por ejemplo, saben que no tienen clase, pero no les molesta. Sin embargo, necesitan ser presentadas en la sociedad y encontrar un hombre que las quiera.

Una amiga de la Señora March visita un día y están hablando de las chicas: “Meg necesita encontrar un buen hombre, podría hacerlo; tiene que ir a todos los eventos”. Al instante, Jo corre por las escaleras con entusiasmo y le dice algo a su madre. Su amiga interrumpe: “Y ésta se está echando a perder con tanta lectura”. De hecho, Jo es muy inteligente y sabia, destinada para grandes cosas; lo sabe y está orgullosa de eso.

Un día Meg y ella van a un evento y Jo trata de esconderse de los chicos con clase y encuentra a Laurie. Se ríen, bailan, y años después cuando Laurie se va a la universidad, Jo le dice: “Desearía que no tuvieras que irte”. Se miran y uno podría jurar que se aman, pero ni se han besado. Pasan más años y él le pide matrimonio. Ella lo rechaza generando malentendidos en la familia…La vida no siempre es como se supone.

Entonces Jo busca independencia, yendo a Nueva York, donde conoce a Friedrich (Gabriel Byrne, de “Los Sospechosos de Siempre”), un humilde profesor alemán. Ambos tienen los mismos intereses y él desea protegerla. Le da grandes consejos para su escritura: “Escribí desde la vida; desde la profundidad de tu alma”. Cuando se besan por primera vez, podemos ver que Jo lo quiere, y nos sentimos mal por Laure, porque creemos que es el destino de Jo; pero el destino de muchas de las chicas es traicionado y muchas cosas no siempre salen bien al final del camino.

Tragedias y momentos de mucha alegría siguen en la vida de los March; incertidumbres y ‘twists’. La señora March trata de ser el centro manteniendo a la familia junta, y es el papel que Susan Sarandon completa en ésta gran actuación suya. Con pocas palabras y muchas miradas comprensivas, entendemos que su personaje es una mujer que debemos admirar.

Personalmente, también admiraría a todas las chicas, que lucharon por la vida que querían; sin parar. La Meg de Trini Alvarado es determinante y confiada en sus decisiones y nunca abandona. Ahora miren a la Amy de Kirsten Dunst de 12 años y a la Beth de Claire Danes de 15, dos actuaciones que claramente muestran las dotadas actrices que son hoy y que serán. Lo mismo hay que decir del Laurie de Christian Bale.

Pero es, sin duda, la vida de Jo la que está más detallada en la novela de Luisa May Alcott. Sin embargo, la guionista Robin Swicord aceptó la historia para que pudiera verse general y Gillian Armstrong la dirigió con ningún foco especial en esta maravillosa película.

No menos importante, fue la actuación de Winona Ryder la que sorprendió más a todos. La hermosa de 23 años toma la responsabilidad de un adulto y entrega una interpretación digna de Oscar que se quedará en mi cabeza por el resto de mi vida. Brillante actuación para una actriz que todavía se merece un premio que nunca le dieron.

La vida de los March no es la más alegre de todas. Cometen errores, se quedan cortos, sufren; pero no nos pasa eso a todos?

---9/10

2 comments:

alesio said...

esta pelicula muestra lo jovata qe esta winona; si ahora kirsten dunst esta hecha una abuela no me imagino como andara mrs ryder..

igual es una de esas mujeres qe no solo se conserva, sino que con los años se ponen mejor, como el buen vino, o ara gonzalez...

sauceano said...

son ambas hermosas
por la (ya) señora kirsten dunst siento un amor tan profundooooo


viejo un abrazo

P:D: a pesar de que no respondas el msn