Sunday, 19 October 2008

Una experiencia extraordinaria

Nota: Dejo esto por varios días…Es importante para lo que significa este blog que se tomen el tiempo para leerlo, por más que encuentren cosas que ya hayan visto en otros lados. Lo que se lee a continuación es un producto 100% El Chapa :P..Ah, la lectura de los MOMENTOS detallados es opcional.

Ya está, ya se terminó: ya la vi. Ya al terminada mi escritura puedo entrar a leer las miles de cosas que se han escrito acerca de la película. Es que me dio tanta rabia perdérmela en el BAFICI que no pude leer nada más que un artículo del Bigote escrito el mismo día que me la perdí (está por acá). Me quedé tranquilo, esperando, porque sabía que se iba a dar.


“Historias Extraordinarias” de Mariano Llinás se estrenó sólo en dos lugares de la ciudad de Buenos Aires, y es a la vez mucho y poco. Es mucho porque la anécdota personal que va desde mi intento por conseguir una entrada hasta estar finalmente sentado en el teatro 25 de Mayo es larga y emocionante; es poco porque la película es una, son 4 horas y se terminó. Pero vuelve a ser mucho porque la película también es un mundo de cosas que se pueden ver desde una gran cantidad de lugares y que yo escribo desde mi percepción personal. Es poco nuevamente, sí, porque es la película que no todo el mundo conoce y que rara vez veremos en el constantemente creciente mercado de DVD pirata; y que no sé si se podrá alquilar en algún lado.

Cómo Llinás (de momento en Varsovia, donde la película fue recibida en un festival) decidirá moverse con sus “historias” de ahora en adelante, lo sabe él y nadie más. Sin embargo, como yo lo entiendo, el director ya ha triunfado porque además del triunfo personal que significó culminar la película, muchas personas han tenido la posibilidad de verla. Y Llinás no obliga: pone su película en dos salas, la proyecta en DVD con dos intervalos por puro respeto al espectador y, aunque no sé si fue decisión suya (pero así me pasó ayer), provee una entrada gratuita en ocasiones. O sea, no sólo triunfa él sino cualquier espectador que decida adentrarse en su extraordinario universo.

¿Cómo puedo transmitirles a ustedes una de las experiencias más importantes de mi vida? Como buenos Sospechosos, podrán sospechar de mí con todo derecho; pero creo que soy bastante bueno vendiendo estas cosas, o al menos así me decía el novio de mi tía hoy. No sé si se acuerdan de “La cabeza en el cine”, aquel escrito en el que opinaba maravillado sobre la última película de Lucrecia Martel, sin declarar en ningún momento que fuera excelente…Bueno, pasa lo mismo con “Historias Extraordinarias”, una película única que expresa libertad de expresión (que valga) y dominio del lenguaje cinematográfico en todos sus aspectos, pero que tampoco pierde, predicándolo en su título, una de las cualidades básicas del cine: contar una buena historia. Y de yapa, nos cuenta tres.

Son tres personajes principales: X (el director Llinás), Z (Walter Jacob) y H (Agustín Mendilaharzu). Cada uno tiene su historia que nada tiene que ver con la historia de los otros dos. ¿Por qué extraordinarias? Principalmente, porque son extraordinarias en ese sentido que usamos cuando nos referimos a algo espectacular, de verdadera calidad como en este caso lo es la película que cuenta estas historias. En segundo lugar, porque son extraordinarias en el sentido original de la palabra; es decir, fuera de lo común…En algún momento hasta son inverosímiles, pero nunca fantásticas.

La historia de X involucra un misterio y un hotel, entre muchas otras cosas; la de Z un nuevo trabajo y un viaje, entre muchas otras cosas; en la de H hay un río y una apuesta, entre muchas otras cosas. “Entre muchas otras cosas” expresa incertidumbre, y lo escribo así intencionalmente para emular un poco a los verdaderos individuos que cuentan las historias de “Historias Extraordinarias”. Yo no se las puedo contar por dos simples razones: arruina la experiencia de la película (que aunque muy pocos quizá la vean, soñar nunca costó nada) y significa una falta de respeto hacia los narradores.

En sus cuatro horas de duración, es posible que diálogos audibles y entendibles en su totalidad ocupen un total de diez minutos; el segundo lugar de presencia lo ocuparían el sonido (trabajo impecable, por cierto) de los exteriores y la precisa (aunque repetitiva) música de Gabriel Chwojnik. Lo que me deja con los narradores; si acaso el recurso predominante de la película y del mejor cine de todos los tiempos. Los narradores (Daniel Hendler-el mejor lejos-, Juan Minujín y Verónica Llinás) podrían ser los verdaderos protagonistas de la película: omniscientes, omnipresentes, ocurrentes como cualquier personaje con características entrañables, honestos e incapaces de dar precisiones (de ahí mi “entre muchas otras cosas”, que en los narradores se ve con muchos “tal vez” y varios “quien sabe”); están todo el tiempo contándonos las historias y los extrañamos cada vez que se van…Nos volvemos dependientes de ellos, como el nene que necesita que su papá le siga contando el cuento cada noche.

Aldo, personaje que me crucé en el cine el día del film, me repetía dos cosas después del primer intervalo: que era todo muy infantil y que había muchas palabras y en el cine las imágenes son las que más tienen que expresar y transmitir cosas. Yo le refutaba levemente la segunda, con el argumento de que la narración es fundamental en el cine, que hay muchas grandes películas que dependen de la narración (“Goodfellas”, “Casino” de modo más predominante, “The Shawshank Redemption”, en parte “Big Fish” y, por supuesto, “Los sospechosos de siempre”) y que “Historias Extraordinarias” en ningún momento desprecia las imágenes. Es más, las usa como ayuda para la narración, y viceversa; hay un interjuego entre ambos recursos (fundamentales ambos, repito) que se establece claramente en la primera escena.

---
PRIMER MOMENTO (no revela nada del film): Esa primera escena (o segunda; quizá queda mejor decir ‘primer episodio’-son 18-) aparece con una cámara fija que desde lejos observa un pastizal (mi terminología del campo es muy pobre)…Lo importante es que se acerca un tractor, que alguien baja del mismo y actúa de forma misteriosa…El narrador nos relata todo esto, como interpretando los hechos. En un principio es apenas un narrador testigo, pero hay un giro inesperado en el que demuestra tener conocimiento de todo lo que va a acontecer y lo que en un momento eran meras hipótesis toman forma de hechos. En la película los narradores siempre van a traducir lo que muestran las imágenes, que yo no veo como un error sino como un acierto que redobla la apuesta de cualquier cine que hoy hace uso de narración y que anula la posibilidad de otra cosa que mucho cine (bueno, o el espectador) tiende a hacer hoy en día, y que muchas veces no funciona.
---
Como decía, los narradores cuentan virtualmente todo. Lo que hay destacar es que lo hacen de una manera puramente literaria, como leyendo directamente de un guión (una máquina de ocurrencia y nuevas vueltas de tuerca y ‘twist’ que nunca carecen de sentido y forma y que nunca parecen estar fuera de lugar; cortesía de Llinás) al que le agregan sus propias observaciones e impresiones, como el padre que le traduce ciertos aspectos del cuento a su hijo. Lo que los narradores nos están contando son meros cuentos, historias que leímos o imaginamos toda nuestra vida a través de páginas y siempre quisimos ver en imágenes-que sí, estaban, pero en nuestra cabeza-. “Historias Extraordinarias” hace posible esta fantasía que es y será (y con esto quizá pueda refutar el primer argumento que sostenía Aldo) eternamente infantil.

En el curso de estas tres fantasías extraordinarias llegamos a conocer otras fantasías que emergen de ellas (como en las mejores historias) y a los personajes que secundan a los principales, tanto en las fantasías originales como en las emergentes de ellas: Palomeque, César, Bañasco, Factorovich, Lola Gallo, El viejo, El Marido, El Coronel, Zarapona y sus dos hijas, los hermanos Armas, el chileno Ollarzún…Todos son nombres que no sé si están bien escritos, que recuerdo en este momento y que hacen o no al desarrollo de cada fantasía. Es particular el caso de Ollarzún para detallar un segundo momento.

---
SEGUNDO MOMENTO: No sé que episodio de la película concretamente, pero sé que en la historia de X, la que contiene más sub-tramas (las mencionadas fantasías emergentes), en un momento se detalla un caso incendio; ocasionado por un tal Ollarzún, preso chileno que escapó de la cárcel con ayuda de algunos guardias en busca de una importante suma de dinero. La forma en que se desarrolla el mencionado episodio, cuenta con el uso de imágenes quietas que se van sucediendo y muestran el orden de los sucesos. Es arriesgado ya que no hay una clara similitud en la forma de cada fotografía (por más que probablemente fueron sacadas por la misma persona-los largos y detallados créditos dan a entender que por el actor que hace de H-), pero no es lo que se busca; se busca más una forma o una idea general: la de relatar dicho episodio con el uso de fotografías y nada más que fotografías sin olvidar nunca la importancia del sonido, que se hace presente cada vez que un arma es disparada y que se combina perfectamente con las fotografías. Todo un logro de este específico momento pero que no excluye la capacidad inventiva de Llinás que puede verse en tantas otras partes del film…Pero acá no estamos para detallar TODA la película.
---
Tengo tantas ganas de decir tantas otras cosas, pero no me quiero extender mucho más. “Historias Extraordinarias” es libertad (hace cuanto que quiero hacer una digna semana que hable de ello) cinematográfica que, y lo digo porque siempre tengo fe en nuestro cine, cualquier espectador puede llegar a disfrutar. Seguramente algunos lo disfruten más que otros, considerando que Llinás no se olvida de ciertos guiños. Yo nunca capto absolutamente todo, pero hay un momento muy lindo en el que se combinan las cosas más representativas de su película.

Yo conozco dos tipos de narración, en sentido general. Ambos con la voz en off: uno que deja escuchar sólo la voz o la voz acompañada de alguna música; otro (el que se usa en “Historias Extraordinarias”) que nos deja escuchar la voz junto con los ruidos del fondo, de cualquier cosa que esté aconteciendo en la escena. Ésta sería una pieza completamente aburrida si hiciera uso del primer tipo de narración mencionado. Sin embargo, hay un momento en el que hace una mezcla…Un momento que no sé si capté del todo bien pero me sacó una gran sonrisa de lado a lado.

---
TERCER MOMENTO: Historia 3, la historia de H, cerca de su final. César, un compañero de viaje, le cuenta a H otra de esas fantasías emergentes, otra historia: de soldados alemanes y británicos, de guerra. En plena fogata nocturna, todo se combina al escuchar tanto una música cálida de fondo como la narración de César y los sonidos del ambiente. Va a ser difícil de transmitir pero digamos que en el extremo derecho de la pantalla (desde la perspectiva del espectador) se escucha un extraño sonido…Los soldados, que los vemos en la pantalla, giran todos para ese lado. Luego el sonido se repite, del lado contrario y los soldados vuelven a girar. Como si fuera un gag cómico instantáneo, un chiste. Es fenomenal y espero que aunque sea alguna parte se haya comprendido en palabras escritas.
---
Sin embargo, la última sonrisa, más grande que las anteriores, decidió aparecer en la escena final. Ya hemos hablado aquí de lo difícil que es clasificar a nuestro cine, pero bueno…Hay una imagen recurrente en el mejor Cine Argentino reciente, que se aparece al final de las películas y tiene que ver con un alejamiento por parte de un personaje; una caminata o un viaje hacia un lugar que sólo la imaginación del espectador puede atinar a descifrar. Veamos: Zapa caminando hacia algún lugar en “El Bonaerense”; El Oso alejándose de la cámara, también caminando en “Un oso rojo”; la gente caminando en “El abrazo partido”; Daniel Hendler sumergiéndose en el mar en “El fondo del mar”; y ahora una camioneta en movimiento constante que observa la ruta, en “Historias Extraordinarias”.

La película de Llinás (casi me olvido de esto) encuentra en el uso omnipresente de la narración la ventaja de no tener que dar una apariencia pretenciosa de vuelo poético. Muchos films hacen un esfuerzo sobrehumano para transmitir cosas mediante bellas imágenes que ni sus realizadores podrían explicar…Como los narradores del guión de Llinás explican todo (y recapitulan constantemente, para que no olvidemos nada) no queda posibilidad del lugar de reflexión. Ojo, esto no quiere decir que no se puede meditar acerca de las situaciones que acontecen en 4 extraordinarias horas, sino que no hay una postura que lo obligue a uno como espectador a analizar lo que a primera vista no está ahí. Eso es una ventaja en una película tan ambiciosa como “Historias Extraordinarias”, hoy que vemos tanta búsqueda poco clara de declaraciones (me viene a la mente la serie de imágenes ‘colgadas’ que se ve en “El asesinato de Jesse James…”) mediante la técnica visual.

A lo que quería llegar era a que hay un único momento que, al sonido de una canción (compuesta por Llinás y el músico de la película, como si fuera poco), nos deja unos minutos para reflexionar. Ayer yo observaba la ruta y pensaba en nuestro cine…en un camino que se está recorriendo, que tiene varias paradas (siendo “Historias Extraordinarias” una de las más significativas) y que no planea detenerse pronto. Esa es mi reflexión, y yo me regocijo…Ahora díganme qué concluyen ustedes, hayan visto o no la película; porque todo vale.

18 comments:

Rocío said...

Ufff, terminé.
Ahora entiendo porqué no me esperaste. Nunca me imaginé que era esta peli! El misterio de tu mensaje no me dejó más opción que entrar a leer de cuál se trataba.
Me alegra que la hayas disfrutado y, sin duda y después de haber leído esto, si encuentro la posibilidad de verla, lo voy a hacer.
Prefiero esperar y sacar conclusiones cuando ya la haya visto.

jb said...

El comentario está bien, como siempre y, después de haber leído docenas de elogios a "historias..." veo que le buscaste la vuelta para no repetir (anqe se haga dificl}il) pero la verdad es que no la ví. Es decir, si el í los comentarios pero no la ví. No veo peliculas de cuatro horas por principio, je. Es decir, tengo rpoblemas con als historias minimalista que duran cuatro horas. Entiendo que los "grandes relatos puedan durar treshoras o tres horas y media. Entiendo que el cine experimental se zarpe en duración. Pero si sos tan minimalista (y Llin{as lo es, ver "balnearios") para que necesitás cuatro horas. Entiendo que necesites tres horas para Tora Tora o la gran batalla de staingrado, para la vida de un gran personaje (Facundo) o una gran historia épica(el sñor...)Para una historia que es una biografia y al mismo tiempo el relato de toda una epoca (Gatica) Así y todo, Noc}vecento y la "batalla por moscú" se dividieron en dos partes y todas las peliculas que conté antes sufrieron recortes de parte de los productores u otro. La gente se moría al final de "el señor... III" ¿que hubiera pasado con la versión extendidda de cuatro horas? Esto también pasa con los libros donde si el autor es "denmasaido" grosso o es su propio editor el resultado es un indigerible. Esto también tiene que ver cone lasunto del "autor" y sí el resto pesa en la pelicula, etc. En "facundo" de Sarquis jugaron la productora para achicarla. Así y todo quedó tan larga que su distribución murió y terminó sus días como miniserie. "Gatica" duraba más y Favio es un genio pero cuando uno la ve le queda la sensación de una peli cercana a la perfección y eso (también) es porqe algien se la hizo acoratar un poco) Que sería de las de Malick si no tuviera algún límite? Durarian cuanto? catorce horas? Disculpen lo agrio...
PD: Chapa, si podés pasate por el blog, vas a encontrar algo no cinematográfico pero si de una serie que tenía lao suyo... y de como las limitaciones al creador pueden ser aprovechadas para hacer arte
PDII: ¿Entraste al sitio de los butabi? Te vas a divertir...
Popurrí y Desireé: Saludos

Popurrí said...

Catalogaste mal, esto no va en "Especiales". Te lo digo porque fue muy largo (y no es algo malo) y porque lo escribiste con una dedicación increíble, se nota, te esforzaste. Buscá una nueva categoría, algo, aunque veo difícil que una película así se repita. Te diría Obra Maestra, pero ni la vi, y no creo que vos pienses que es algo así, además para mi no hay obras maestras, nada llega a la perfección.
Mientras te leía (y no lo pasé así rapidito, lo leí dos veces) fui imaginándome la película, las narraciones, creo que lo capté. Ojalá algún día salga en dvd, porque al sur no creo que llegué, pero esa es la clase de películas que me sentaría a ver aunque fuera en un banquito de plaza, o en un pupitre del colegio. Es realmente bello (no me gusta esta palabra pero no suelo usar hermoso y lindo se quedaría corto) cuando se combina la imagen, el sonido y la narración de una forma tan espectacular, cosa que me gustaría haber visto a fondo en Band of Brothers, que no alcanzó en Forest Gump y que hubiese quedado lindísimo si Rose hubiera relatado arriba de sus recuerdos en Titanic, como pasa cuando un veterano te cuenta una historia de guerra.
Espero algún día verla, porque esta es de esas veces en que vos estás tna inspirado Chapa que inspirás al resto.

Paz!

Pd Saludos a jb, gracias, je
Pd estoy viendo si consigo The Fountain, me atrapó esa cosa fantástica y en cierta forma tan... spinetteana

Jorge - cinenovedades said...

La verdad que no he visto la película, pero con el impecable post que le has dedicado veo que la misma te ha maravillado en todo sentido. Personalmente creo que lo más importante en el cine es la narración, sin lugar a dudas. Evidentemente hay que acompañarlas de otros elementos importantes, pero la narración es prácticamente lo principal. He visto infinidad de cintas en dónde el aspecto visual y técnico quieren reemplazar a una pobre narración, lo que en definitiva provoca un pobre producto cinematográfico. Espero poder ver en algún momento esta cinta y disfrutarla tanto como tú.
Saludos!

Anonymous said...

Chapa, te envidio mucho! No puedo creer que todavía no pude acercarme al cine (bah, las dos salas) a ver Historias... Anunque, en realidad, sí lo puedo creer y no me parece para nada casual (es más, va directo a la "esencia" de tu crítica): efectivamente, Historias... dura cuatro horas y hoy estamos poco acostumbrados a dedicarle cuatro horas, no sólo al cine (impensable!), sino a cualquier cosa que no sea colgarse en internet. Y digo esto también a partir del comentario de JB (muy interesante por otro lado como entrada crítica: cuánto tiene que durar una película? Por qué las épicas necesitan más tiempo? No tiene más que ver con las inversiones de la indutrias y las películas que construyen como "ACONTECIMIENTO"? Cuantas esecenas de más tiene Pearl Harbour -sino todas!-?... lo tiro como pregunta... por otro lado, Llinás trabaja por fuera de la industria, así que tiene la libertad de no preocuparse por lo que pueden decir productores, estudios de mercados, etc, etc.), porque me parece que lo central de la película de Llinás es lo que decía al principio: vos empezás la crítica hablando de una EXPERIENCIA, que tuviste una experiencia en el cine que nunca antes habías tenido... Me parece que por ahí pasa la cosa: por la posibilidad del cine de volver a moviliza, a generar vivencias en el espectador... que no sea lo mismo que verla en tu casa, o como 2º alternativa porque no había entradas para "Un novio para mi mujer"... La decisión de Llinás de ir por fuera del INCAA (y por ende no estrenar comercialmente) da la posibilidad de una elección a conciencia para experimentar esa película (digo esto porque no es sólo verla, sino en el corte charlar con los demas, dedicar ese tiempo al cine, hacer un PLAN de ver esa película). Me parece que ahí hay algo que no se ve para nada seguido... Para cerrar, otra última cosita: me parece que, frente a esta lectura de la película, el término "minimalista" le queda chico a Llinás...que cuente historias de personajes anónimos sin la parafernalia hollywoodense no tiene porqué obligar a filmar de manera acotada y breve... Al contrario, para mí Historias es una épica, moderna y de autor sí, sobre la periferia bonaerense (y los argentinos)y los límites siempre difusos entre la vida y la ficción (vamos, no me van a decir que es el un tema minimalista!).
Felicitaciones por la crítica y espero más!!! María

Popurrí said...

A los que están esperando que Chapa responda, está medio al horno estudiando, creo que por eso ahora no está contestando, sólo es cuestión de esperar, que el estudio, lo primero

jb said...

Grillo: Gracias por tu aviso. no esperaba que contestara (ahora) porque sennota que esta ocupado
María: Un gusto discutir así. Antes que nada aclaro que también creo que Perl Harbour tiene algunas escenas de sobra (todas menos la de Baldwin gritando desaforadamente y ese es mérito exclusivo de él)
No digo necesariamente las épicas sino los "grandes relatos" que no necesariamente son un "acontecimiento" creado por Holywood sino que muchas veces se basan en hechos que ya están instalados como "acontecimientos" todos saben que el holocausto fue elago grande antes que holywood se ocupe en Schindelr o cualquier otra. Mucha gente sabe que en Munich pasó algo antes que la agarres pielberg. Otras veces son simplemente grandes relatos (no solo por extensión sino por importancia social una pintura de época) como puede ser "los miserables" Pero no digo que eso los justifique plenamente. A mi también me parece que a LOR III le sobran cuarenta minutos pero, si es por la libertad del direcotr le sobrarían cuarenta más (editados en "el corte del director") Para algunos es "la visión del director" que debe ser respetada Insisto que, si fuera por eso, Fabio y Malick (dos tipos que me encantan) no tendrían límites horarios Pero nuestra capacidad de concnetración (amén d eotras) si lo tienen. Conozco gente, amén del que escribe, que pueden dedicarle el doble de cuatro horas a leer si disponen de ellas pero que salían (o iban) a ver la de Llinás quejándose del tamaño (de la peli o del ego, depende de quien)
No tengo nada contra el cine experimental (no solo las "iranies" sino, por ejemplo, el gran Guy Maddin o los "documentales" de Tony buba) Por supuesto que Llinás (o el que sea) es 2libre" de hacer una de seis horas (alguna vez ví alguna, en serio) y los demás son "libres" de verla o no
Eso sí, María, te doy la razón en lo que decís de Historias mínimas como no minimalista por la simple razón de que, como ya dije, no la ví. No así de "balnearios" Lamentablemente, como solo la dan en el Mlaba y el 25 de mayo (que creo es una elección elitista)dudo que la vea en un tiempo. "La mujer sin cabeza" también es experimental, es excelente y no es concesiva y etc y... no dura cuatro horas. No lo necesita para decir lo que tiene que decir que es bastante ni para su forma de decirlo que e soriginal (y bastante)
Gracias por el intercambio. Disculpen que me quedó agrio de nuevo pero se me borró el´más amable comentario anterior y ando apurado
Saludos cinefagos!

Popurrí said...

Te parece que a ESDLA III le sobraron 40 minutos? yo diría que le faltaron 40, a El Regreso del Rey, a Las dos Torres y a La Comunidad. ¿Cómo van a omitir el atajo por Bosque Viejo y el encuentro con Tom Bombadil? Hay muchísimas cosas que aparecen en la trilogía de los libros que en las películas ni las sugieren, muchas cosas que se cambian, como el hecho de que haya sido Arwen y no Glorfindel quien rescató a Frodo de los Jinetes Negros, etc.. son cosas que no se deben cambiar, alteran el orden y las ideas del mismo autor.
en fin, me fui a otra cosa, pero cuando se habla de ESDLA/LOTR me pongo loco (casi parezco un fanático religioso, o alguno de esos que se disfrazan)

jb said...

Grillo: Lo que vos decís es todo un tema que siempre va a dar para discusión pero, justamente, es lo que justifica, en parte, ciertas duraciones. Pero tampoco podés poner todo justamente porque es cine y, para que siga siendo una actividad colectiva y no encerrado en tu casa, no podés poner pausa o un señalador al libro o cerrarlo sin más. Por eso jodo ocn la duración
PD: Personalmente, para mi tambén estuvo demás lo de Arwen
Un gusto, saludos nimios

ElChapa said...

Acá estoy...

Ro: No sé donde andarás estos días, pero gracias por pasar y comerte semejante texto. La película lo valía y no tenía otra. Te espero para ir a ver algo.

Facundo: Como siempre, gracias...por reconocer que intento no repetir tantas cosas que se dicen por todas partes y por generar tremenda discusión que, si no se genera con este tipo de textos no funciona! Lo de tu blog lo leí (creo que te había dicho) pero tanto conocimiento me superaba y no pude opinar; y al sitio de los Butabi lo leí todo hace tiempo...muyyy bueno!

María: La contribución de tu experiencia es imprescindible. COmo siempre, no sé si leerás esto pero se agradece tu comentario (casi puedo oír tu voz mientras leo el texto) y tu buena onda para la discusión en persona con este fanático precoz, por más que te refieras a películas cuando te hablan de musicales...atenta al mail que con algo te voy a sorprender (sabés que no puede faltar...tengo que inspirarme)

Grillito: Mil gracias por tus ganas de participar y tus opiniones...avisame de The Fountain y si te gusta LOTR seguí defendiéndolo a muerte..ah, y gracias por el 'aviso'..fue una semana jodida...hicimos la obra y demàs.

Jorge: La idea es simplemente esa en su concepción primaria...transmitir el disfrute para que otros tengan ganas de experimentarlo...ojalá lo puedas hacer!

Estaremos volviendo prontito, con alguna semana interesante!

Saludos Sospechosos para todos!

Popurrí said...

Chapa: Gracias, gracias, pero no me respondiste a lo que dije sobre catalogarla mal, igual supongo que eso ya lo habías pensado y que por eso estuvo en especiales, en fin

jb: entonces no lo hagas cine. Tal vez me esté yendo al carajo, pero con cosas así o lo hacés completo o no lo hacés. Obvio que esto es para los que seguimos los libros al pie de la letra, y que a la película la hicieron únicamente porque sabían que iba a vender millones (al final todo se reduce a eso), y no digo que haya quedado mal, digo que quedó incompleta. Si las vi a las tres fue porque quería ver a ese mundo fantástico cobrar vida, y comprobar si era como yo me lo había imaginado (y esto es algo que muchas veces nos limita, nos corta la imaginación, ahora se me hace muy difícil imaginarme a Legolas con otro rostro, o a Galadriel con una mirada menos fría).
Aún así repito, yo me pongo en fervor religioso y lo defiendo a muerte, pero respeto muchísimo lo que decís y al finals eguramente vos tenés razón, después de todo, de cine, yo no sé.

Paz!

jb said...

Razòn tenemos los dos pero ya que estamos para mì Blanchet ES Galadriel y Ris Davies es Gimli y a Saruman lo podrìa imaginar con mil caras pero ninguno mejor que Christoper Lee: "A new power is Riiisiingg! Saludos
PD: Y no me digas que los urukai no están bárbaros...

Popurrí said...

No ajaj, pero tenía que justificar de alguna forma mi opinión. Barbol es tal cual y a Aragorn lo imaginaba exactamente así.. Elrond por ahí lo tenía algo diferente pero esa cara le calzó "al pie"

En fin, sigamos con lo que... con.. ¿en qué estábamos?

jb said...

sí, el hincha de san lorenzo más famoso está igual (si lo hacía un poco más tostadito) también lo tenía distinto a elrond (menos flaco) pero Weaving es un grande y lo deja igual
La que no entra ni con calzador es Arwen
...Y sí no se en que estaba pero mientras chapa no está los tolkienfermos nos divertimos, je

Popurrí said...

Jugamos en el bosque mientras el Chapa no está, Chapa estás? (?)

Aparte de que esa figura de la elfa no calza, tampoco cuadra que ella los haya encontrado. Como elrond iba a enviar a su propia hija a buscar a un simple mortal? Recordemos lo que le costó aceptar a Aragorn, y por más que fuera el portador del anillo y que ella fuera capaz de enfrentarse a los Jinetes Negros, no cuadra. E insisto en lo mismo, Bombadil es algo que tendría que haber aparecido

En fin, me voy mientras canto algo como:

"Tom Bombadil es un sujeto sencillo, de chaqueta azul y zapatos amarillos"

jb said...

A mì la que me gusta es la canciòn de los ents pero no se como serà en éntico (debe durar cuatro horas, je)

damianivanoff said...

Es una de las mayores sorpresas que me llevé en un cine, sino la mayor. Es decir, fuí a ver una película con el único adto de que la dirigía el mismo tipo que dirigió "Balnearios".

Si me decían que iba a ir un domingo a meterme en un cine cuatro hoas y pico y salir contento, con una película independiente, lo hubiese dudado.

Pero fué así; al punto que cuando terminó me pasó eso que pasa cuando terminás un buen libro, que te da pena ya no ver más a los personajes.


Un saludo.

ElChapa said...

Damián: El cine Argentino nos sorprende gratamente muchas veces, y mucho más lo hace el cine independiente. En este espacio, ahora un poco reducido de actividad, intentamos mostrar un poco eso.

Espero que puedas leer y comentar otros posts, que hay varios.

Encantado con tu comentario.
Saludos Sospechosos
El Chapa