Tuesday, 11 March 2008

El renacer del famoso Viejo Oeste

Yo no sé mucho de Westerns. Es uno de los grandes géneros del clásico cine americano, cuyas historias ocurrían generalmente en ese lugar donde ninguno de nosotros sabe necesariamente donde queda, pero sí como se llama: El Viejo Oeste. Cuántas veces ha escuchado uno la expresión ‘el viejo oeste’? Yo personalmente muchas.

¿Qué me imagino? Quizá lo mismo que ustedes: vaqueros, sombreros raros, sogas, pistolas en la cintura, duelos, caballos…el desierto, ¿verdad? Bueno, ésta semana voy a hablarles de dos películas que el año pasado dieron de que hablar en lo que al Viejo Oeste respecta. Dos películas en principio muy diferentes pero también con muchos puntos en común que trataré de contrastar en las críticas, pues ambas representar un renacer de aquellas cosas que mencioné arriba y que claramente ya no son lo mismo que antes.

La primera es una adaptación de un libro que cuenta una famosa historia. La que veremos la próxima es “3:10 a Yuma”.

La crítica de “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, a continuación.

“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”

No puedo ser generoso con éste film; ha sido una experiencia muy decepcionante. Como el mundo sabrá (o puede descubrir mediante ésta u otras películas), Robert Ford mató a Jesse James, el famoso renegado y/o bandolero o maleante o villano o forajido (etc.) del Viejo Oeste. Bueno, “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” (ya un poco pretencioso, aunque viene del título original de la novela de Ron Hansen), de Andrew Dominik es un largo viaje hasta el ‘como’, ‘cuando’ y ‘por qué’ del hecho, dado que sabemos el ‘quién’.

Perdón si estoy siendo un poco repetitivo; a veces las características de las películas se quedan un tiempo conmigo después de verlas. La música de “El asesinato…” es repetitiva, como su estructura y sus hermosas secuencias, paisajes, luces y uso de colores, cuartos vacíos, nubes que se mueven rápidamente: la película está perfectamente filmada. El guión adaptado de Dominik comienza el film con la gentileza de decirnos quien es el personaje principal (interpretado por Brad Pitt), mientras que vemos una pantalla borrosa.

Esa es la base de la estructura, con una placentera narración que no sólo se vuelve menos placentera con el tiempo, pero a veces también innecesaria. Para qué sirven las imágenes si alguien te dice todo lo que estás viendo? Que bien le hace a un actor una descripción completa si el espectador va a estar viendo si el personaje hace todo lo que escuchó?

Brad Pitt sufre de esto en éste film que Dominik quiere convertir en un concentrado estudio de dos personas, pero se distrae con el cuadro mayor y pierde ritmo por la narración y un excesivo ejercicio de estilo. La fotografía de Roger Deakins es sin duda el punto más alto de la película, pero pareciera que el director nunca supo cuando decir “basta”, y Deakins, un experto en trucos de cámara (aquí muy ayudado por la edición clásica de Curtiss Clayton y Dylan Tichenor, con sus bien elegidos cortes en negro; que funcionan siempre y no son excesivos, entonces crean un balance), le siguió dando.

Sin embargo, no quiero que me malinterpreten con lo de Pitt. Su trabajo aquí es muy bueno; paciente y contemplativo, además de amenazante y lleno de inesperada confianza en las escenas más fuertes. Incluso cuando su Jesse es quien menos habla, su hablar se vuelve significativo. Éste no es el elaborado estudio del silencio de Russell Crowe en “3:10 a Yuma”.

En realidad, “El asesinato…” no es nada comparado con “3:10 a Yuma”: en el film de Mangold hay una redención que es entendida por el espectador luego de presenciar una serie de eventos; aquí la película trata de redimir a un personaje sin dejar espacio para el juicio personal del espectador. De manera similar, nosotros nos acercamos a los sentimientos y personalidades de los personajes de “3:10 a Yuma” en una escena específica; mientras que la película de Dominio nos obliga a comprender a sus dos criaturas principales antes, durante y después de los eventos fundamentales, cuando en verdad tal vez no los hemos descifrado.

Por suerte, la mejor actuación de Casey Affleck hasta la fecha nos ayuda mucho, porque el actor se preocupa por crear a alguien con quien podamos identificarnos. Presenta una contradicción en su Robert Ford, que solía idolatrar y amar a alguien a quien termina matando. Las mejores escenas en el film son las pequeñas; aquellas en las que pensamos que nada relevante va a pasar. Cuando Robert está observando a la mujer de Jesse, Zee (Mary-Louise Parker, una gran actriz desaprovechada en un elenco con muchos actores desaprovechados) desde la ventana, se da vuelta y se da cuenta de que Jesse lo ha estado mirando por un tiempo. “Vas a romper muchos corazones”, le dice a Robert. Traten de develar el significado total de esa frase.

Por supuesto que hay muchas cosas buenas en “El asesinato…”. Como la interpretación de Sam Rockwell quien, lejos de la quietud de Pitt y los constantes Ticks de Affleck, construye a un ser humano normal que se preocupa por su familia y amigos, y lo hace con la naturalidad que lo ha caracterizado hasta en sus papeles más excéntricos. Es mejor que los otros dos y, seriamente, debería estar trabajando más.

---6/10

5 comments:

Akinogal said...

See Here

vargtimen said...

Hey, pues a mí me encantó esta peli. No sólo la interpretación de ambos, la música, fotografía, etc... también la perspectiva de la historia me pareció original, el ritmo con el que está contada y la relación de admiración/odio/dependencia que se establece entre los dos protagonistas, que me recordó la de "A pleno sol" o "El talento de Mr.Ripley".

Popurrí said...

Ésta película sí la vi, y, no sé, tal vez porque no sé mucho de cine, o tal vez porque me gustan las westerns... me pareció buena, me entretuvo, en fin, me gustó
No te pude mandar el mail Chapita estoy corto de tiempo, peor bueno, ya hablaremos

Abrazo!
PD pasate por De sol a sol

ElChapa said...

Vargtimen: Yo había leído que te gustó, y como tenemos gustos en común me alentó más a verla pronto. Pero más de lo que dije no puedo decir, y no puedo ser más gentil: me decepcionó. Sin embargo, el aspecto que recalcas (además de la impresionante fotografía-que en "No country for old men" es aun mejor-y Sam Rockwell) es muy cierto, en ésta como por lo menos en "Mr Ripley" ("A pleno sol" me tendrías que decir cual es en inglés; no sé si la vi). Hay algo fascinante acerca del modo, más precisamente el hecho de que Robert termina matando a alguien por quien hubiera muerto...

Grillito: Me alegra que te haya gustado! Trata de ver "3:10 a Yuma" también, que voy a poner la crítica mañana. No siempre todo el mundo concuerda en gustos...con Vargtimen tenemos mucho en común, pero aquí diferimos, por ejemplo! Espero el mail

Saludos...

tomi said...

juan, anoche vi el asesinato.. por momentos imaginaba que me estaban leyendo un libro y mostrando muy buenas fotos para que me imagine como paso todo. aunque yo tampoco sea un tipo de western esperaba mas, siento que no lo adapto para el cine, sino que lo llevo al cine. por momentos me parecio interminable y capas es porque la tension sobre el final, en mi opinion, no se logro del todo.