Monday, 14 April 2008

Nueva sección: El rincón de Alejo

Arrancamos la semana tempranito con esta nueva sección...yo me voy a dormir, pero los dejo con las palabras de Alejandro Torriggino


--------
Antes que nada quiero agradecer al Chapa por haberme permitido aportar en Los Sospechosos; página donde aprendí mucho y conocí más sobre cine, una veta del arte que me apasiona mucho. Les comento que estoy comenzando una nueva sección. En ella compartiré con los lectores mis humildes críticas sobre películas de ayer y hoy, que me han marcado de alguna manera y reseñaré por qué merecen ser vistas. Además, en el pie del review encontrarán “La escena imperdible”, que vendría a ser aquella secuencia que vale enteramente en una película, en la cual cada fotograma es totalmente valioso. Como dato extra, les comunico que detesto los doblajes de títulos que engendra la UAV, es por ello que nunca verán en mis reviews títulos sino en su idioma original.

27 Dresses (2008)

Cuando estaba viendo esta película por primera vez, no pude evitar pensar en una sola cosa: When Harry Met Sally. Una semana después, haciendo zapping logré sintonizar los comentarios de “Hollywood One on One”, donde el “nuevo galán” James Marsden declaraba: “Es una historia hermosa, y puedo asegurar que está al nivel de filmes como “When Harry Met Sally”. Esta coincidencia me sorprendió totalmente, aunque cualquiera que haya visto ambas advertirá las semejanzas con aquel clásico de los 80.

En “27 dresses” hay escenas de todo tipo; las hay divertidas como también profundas, pero logran sucederse de una manera bastante fluida. Quizás ver a Katherine Heigl sin pelo rubio o a Mardsen interpretando una persona de clase media nos cueste en un comienzo, pero en el momento en que entramos en la película nos acostumbramos, y empezamos a disfrutar…

La historia comienza con una pequeña niña en un casamiento, y su respectiva voz en off, que nos comenta como se ha enamorado de la “magia” de éstos y el anhelo a la llegada del suyo propio. De grande ya, y con unos estimados 30 años, Jane Nichols (Heigl) ha sido dama de honor en 27 bodas y ha conservado cada vestido en el atiborrado closet de su casa. Por si esto fuera poco, ha estado coleccionando artículos sobre casamientos y es una perfecta wedding planner. No obstante todo esto, Jane no ha conseguido subir al altar. Su única esperanza reincide en su jefe George (Edward Burns), del cual esta secretamente enamorada. El problema ocurre cuando Tess (Malin Akerman), hermana menor de Jane, anuncia su casamiento con George, encelándola terriblemente. Así, todos estos eventos transcurren con las reiteradas apariciones de Kevin (Marsden) en la vida de los personajes, integrando un personaje cínico y arrogante pero con sentimiento seguros (cual Harry Burns, aunque menos irónico); y es en el desenlace de la historia donde Jane encontrará más cosas en común con éste de lo que jamás habría imaginado. En una vista general, podríamos decir que “27 dresses” mantiene una línea de eventos similar a la que le suceden a Hugh Grant en la gran “Four Weddings and a Funeral”, pero preferiría creerlo como una inspiración más que un intento de imitación. Es impresionante como el tema “casamiento” y todo lo que ello implica es la última boga para filmes de taquilla. Ejemplos hay de sobra.

En suma, es una muy buena comedia romántica, quizás la mejor en lo que va del año. Con un humor suave, escenas encantadoras y frases al mejor estilo Hollywood, “27 dresses” nos rozan como solo éste lo sabe hacer.

Escena imperdible: Jane y Kevin pasan la noche en un bar en el medio de la nada, cantando “Benny and the Jets”.

1 comment:

Vargtimen said...

No sé, no me atrae mucho la pareja protagonista, aunque si dices que se parece a "Cuando Harry encontró a Sally" habrá que darle una oportunidad.