Monday, 7 April 2008

Es la cara, es la cara

Al parecer, la última encuesta tuvo resultados muy desparejos. Yo no pretendía encarar esta semana hasta un largo tiempo pero la victoria apabullante de Tom Hanks no me dejó más remedio; me puso muy triste. Nadie lo quiere a Kevin Spacey?

La razón por la que puse a estos dos actores a competir en la encuesta no es coincidencia; basta una pequeña mirada profunda para determinar que, hoy por hoy, Hanks y Spacey son los "actores americanos populares por excelencia". Jamás han encarado un rol que les requiera un acento de otro país (exceptuando la excepcional actuación de Hanks en "La Terminal"), ambos cuentan con dos premios de la Academia y ambos han encarado la dirección de un proyecto una sola vez, y lo han relacionado con la música.


Como ven, éstas y otras semejanzas (además del hecho de que son muy queridas) los ponen en el mismo plano. A lo que quiero llegar es que yo lo prefiero a Kevin Spacey. Ojo: no lo odio a Tom Hanks; respeto toda su carrera y su versatilidad. Pero hay algo de Spacey que trasciende la pantalla grande, y el mejor lugar para encontrar ese algo es su cara.

Nos remitiremos a ese concepto simple durante esta semana, en la que no salgo a defender a Spacey, sino que expongo algunos de sus trabajos menos conocidos y trato de demostrar que hasta yo mismo me olvido de su participación en algunos films; simplemente porque siempre parece 'uno más'. Esta habilidad, digna de un actor de carácter, es lo que lo diferencia de Hanks, que suele inclinarse más hacia roles de importante presencia histórica y/o popular.

Hasta ahí lo dejo (no me gusta extenderme mucho en las introducciones), contradiciéndome un poco ya que en el film de hoy Spacey justamente encarna a David Gale, un profesor estadounidense injustamente acusado de violación. El Matsan, que lo tiene más patente que yo y que lo disfrutó un poco más, dice que la traducción es la siguiente:

“La vida y muerte de David Gale”

Al terminar de ver ésta película, me pregunté: ¿Qué tiene de malo esto? ¿Por qué alguna gente no puede ver los buenos puntos que esto muestra? Este es un proyecto verdaderamente alentador; es de gran valentía mostrar cosas como éstas en el cine y también es difícil saber cuanto, o más precisamente lo que podría hacer una persona para demostrar que está en contra de algo. Yo no veo nada malo en eso.

Esta es una historia bien construida. Hay muchos puntos para hablar y discutir, porque creo que debe hacerse. En tres días, dos personas se ‘conocerán’, en todo el sentido de la palabra. La imagen de uno depende del otro, y casi ni se conocen (valga la redundancia). Muchos detalles de la historia (la historia de David Gale) serán contados, y Bitsey Bloom (Kate Winslet) hará lo mejor para ayudar, porque tal vez no pueda.

Como hay mucha conversación en el film, se requería de un buen guión. Un guión real que profundizara de modo que lo que dicen estos personajes fuera lo mismo que diría cualquiera en la misma situación. El guión de Charles Randolph es creíble y muy bueno. Sin embargo, una de las desventajas del film tiene que ver con esto. Quizá era imposible, pero podrían haber escrito la historia en las palabras de Gale (Spacey lo hubiera hecho a la perfección), porque la interacción entre él y Bloom hubiera sido más intensa; podríamos haber sentido la emoción en sus rostros. Pero como siempre había imágenes que los realizadores debían mostrar en ‘flashbacks’ para que entendiéramos la historia…Quizá es mejor así.

Junto con el guión, viene un muy interesante trabajo de cámara; preocupado por los personajes. Casi ni se mueve, quiero decir, hay algunas tomas donde necesita mostrar algo y gira un poco, además de las ‘tomas de las palabras’, un efecto que se da cada vez que Gale comienza a hablar. Luego simplemente se queda quieta, pero no es una sola cámara; hay otras listas para filmar la acción (quieta) desde otro lado. Nada mal.

Por supuesto que no podemos olvidar a los personajes, porque el film es acerca de ellos. Spacey es un actor de carácter, un creador de personajes. Siempre lo ha mostrado; tiene esa cara, a veces. Como una cara inmóvil que observa. Una cara que podría saber mucho o básicamente nada. Estuvo brillante en la excelente “Los Sospechosos de Siempre” (aquí el análisis completo) y en “Belleza Americana”; sorprendió también en “El negociador” y en uno de mis films favoritos, “Cadena de favores”. Cada cara, cada mirada, la hace aquí; pero para este personaje. Sé que parece simple, pero no lo es.

Yo siempre digo que Kate Winslet es fenomenal. No puedo evitar que me guste en todo lo que hace. Lo hace con naturalidad, y bien. ¿Qué más se puede pedir de una actriz? Siempre da lo mejor en sus trabajos y crea a una Bitsey segura de si misma y alguien en quien la confianza puede depositarse.

Los otros papeles secundarios; Laura Linney y Gabriel Mann. Mann es una revelación; aparece calmado y gentil, no muy arrogante, y haciendo su personaje creíble. Linney está increíble, como siempre, dando una interpretación convincente de una mujer obsesionada con las cosas que defiende, pero a la vez triste y solitaria.

Podría decirse que hay dos tipos de ‘películas de personajes’ (se acuerdan?): las de la historia de los personajes y las de los personajes en la historia. Puede que no tenga sentido, pero supongo que este film une ambos tipos.

---7/10

1 comment:

alesio said...

ehh esta pelicula la vi hace muchisimo! casi seguro que en tiempos del VHS jaja

sobre la encuesta, yo vote a Hanks, no por que no me agrade kevin spacey sino porque el tipo de actuacion de tom hanks me ha gustado en un considerable numero a comparacion de spacey...

la pelicula, terriblemente hermosa, me hace acordar a Criaturas Salvajes (!)

y aguante Cadena de favores y Helen Hunt en paños menores