Saturday, 2 June 2007

Para Yaye

Aviso: todavía no cierra el límite de tiempo para el DESAFIO MATSAN. Debo decirles que no han llegado muchos intentos aquí a la base de datos y que, si creen que está muy complicado, no pierden nada con arriesgarse e intentarlo. Qué es lo peor que puede pasar? Espero a los que todavía no lo intentaron: Tienen tiempo hasta el Miércoles!

Ahora sólo haré un pequeño posteo para el amigo Lucas Giayetto; quién me pidió mi opinión sobre “El Ilusionista”, con un poco de comparación con “El Gran Truco”. Para no tardar en llegar al punto: Yaye, la crítica es para vos, es sólo mi opinión y espero que te guste o que la encuentres interesante.

Esa 'tagline', "Nothing is what it seems", la vimos unas varias veces ya, pero...


Con algunas referencias y connotación política, “El Ilusionista” es una fábula romántica en la Vienna de 1900. Definitivamente, los trucos de magia hechos en el film son mejores que los de “El Gran Truco”, pero son otro tipo de magia.

Acá vamos con lo demás.

“El Ilusionista”

Sabía que quería ver este film, pero antes de hacerlo me había estado preguntando lo mismo: “Podré escribir acerca de “El Ilusionista” sin compararla con “El Gran Truco”? Ahora sé la respuesta, que es ‘sí’. Sin embargo, Yaye me pidió que hiciera una especie de comparación; es por eso que resaltaré algo de información mientras escribo acerca de “El Ilusionista” en sí misma.

Primero que todo, en mi opinión “El Gran Truco” es mejor que “El Ilusionista”, pero aparte del hecho de que ambas contienen a una persona haciendo magia en un escenario, son películas muy diferentes. Principalmente, la primera es la historia de una rivalidad; ésta película es la historia de un romance (como dije, ‘especie’ de comparaciones que no se adueñen de la crítica).

Sin revelar mucho, “El Ilusionista” es la historia de Edward (Edward Norton), un campesino que luego se convierte en ‘hechicero’ (o como le quieran llamar) y, de joven, se enamora de una Duquesa, Sophie (Jessica Biel). Todo esto lo aprendemos de palabras habladas por el Inspector Ull (un fantástico Paul Giamatti), quién le está contando la historia del hechicero (ahora conocido como Eisenheim) al Príncipe (Rufus Sewell) luego de un aparente arresto.

Ahora, cuando la historia es contado, la cámara oscurece las esquinas de la imagen principal, así podemos transportarnos al pasado. La pieza se ve hermosa con su predominante ‘marrón claro’ (sepia), aún mantenido cuando las cosas parecen volver al presente; y con la pantalla negra cerrándose como un pequeño círculo, en el estilo de películas viejas. Pero si tengo que ser objetivo, algo básicamente no encaja: que la historia contada por el Inspector (que constituye el film) tiene hechos que no son de interés o que ya son sabidos por quién la está escuchando, el Principe; por lo que no tendría sentido que él escuchase ‘toda’ la historia.

Tal vez esto viene del hecho de que el guión, escrito por el director Neil Burger, está basado en una pequeña historia de Steven Millhauser que, como un film, dura mucho en sus 100 minutos. Indudablemente una buena película, está traicionada por dos blandas actuaciones blandas de los actores jóvenes que fallan en transmitir el romance principal con el que lidia el film.

Esto es remendado por las interpretaciones de los actores mayores. Edward Norton está, una ves más, inmerso en su personaje, obteniendo (una vez más) un acento muy peculiar y un buen uso del lenguaje corporal. Hay una escena luego de que los amantes se vuelven a encontrar (ahora Sophie está a punto de casarse con el Principe), donde Eisenheim es invitado a la casa del Principe a actuar y, para hacer que la Duquesa lo reconozca, dice algo. No es sólo lo que dice, pero también la manera en que Norton la mira mientras lo dice y lo hace otra vez cuando ella le responde con su mirada; es un pequeño detalle de la experiencia de Norton.

Y la manera en que Jessica Biel responde esa mirada, sólo en ese preciso momento, demuestra que fue una buena elección para el rol; incluso cuando un gran número de actrices podrían haberlo hecho mejor.

Al fin, el ‘twist’; el giro impredecible de una historia. No estoy revelando nada aquí, pero vivimos en un tiempo donde cuando una película tiene un ‘giro’, no se arruina o no se revela; pero se menciona. No es común que alguien que no haya visto “Sexto Sentido” o “Los Otros” alquile el film sin saber que hay un ‘twist’.

Pues, podrán recordar que “El Gran Truco” tiene un twist (podemos dejar las comillas, ya se entendió); “El Ilusionista” también tiene uno. Como yo lo veo, en “El Gran Truco” el twist genera un gran impacto: uno queda impactado e incrédulo; mientras que en “El Ilusionista” el twist es mucho para tragar en el momento en que es presentado. Piensen en eso cuando vean esta película; y piensen también si a “El Ilusionista” le podría haber ido mejor sin el twist (yo lo creo) y si la quieren ver de nuevo cuando termina (yo no quise), como con “El Gran Truco”.

---7/10

3 comments:

rama said...

chapa chapa, recomiendo pelicula, Thank you for Smoking. o Gracias por Fumar, al matsan y a mi nos gusto bastante , un abrazo

matsan said...

muy buena thank you for smoking...eu q tranca paso con los resultados del desafio??

matsan said...

ah me olvidaba...como ya dije mil veces el gran truco es mejor q el ilusionista, nada mas q el ilusionista tiene uno de los mejores finales q vi..