Wednesday, 10 September 2008

El balance

El balance es simple y llanamente el balance. Es eso que cada artista intenta lograr con su arte durante su carrera. Bueno, algunos descubren que ni quieren intentarlo (sería quizá el caso de David Lynch en el cine) y otros no lo logran jamás, vendiéndose por completo (sería el caso, en mi opinión, de Juanes en la música). Puede que el resto lo tenga como único objetivo a conseguir.

¿Balance? ¿Qué balance? La bendición de ver o escuchar un producto que no sea solamente digerible para cualquier tipo de público sino que también se puedan encontrar rasgos de una calidad mayor. El otro día leía viejos posteos del blog de Mangosta (recientemente agregado a nuestros links), y en uno decía que Alejandro Sanz para él era un gran compositor y que Natalia Oreiro era la mejor (o una de las, no recuerdo con exactitud) comediante argentina.

Estoy de acuerdo con ambas declaraciones, pero el caso de Sanz representa lo que es el ‘balance’ en el mundo musical; el hombre hace temas que consume el público masivo, pero cualquiera que se ponga a analizarlos musicalmente, encontrará inesperadas maravillas. En esta semana de Cine Argentino, quiero rescatar el caso representativo de Daniel Burman; gran realizador y esperanza primordial de esto que se busca que es cine para todos y para pocos a la vez. Creo que me expliqué bien.

La crítica de “Derecho de familia”, a continuación.

“Derecho de familia”

En muchas formas, “Derecho de familia” puede considerarse como el punto más alto de la filmografía de Daniel Burman; es muy diferente a sus esfuerzos previos. Temáticamente, deja de lado los marcados sentimientos judíos y referencias de “El abrazo partido” y “Esperando al Mesías”, que construían la mayor parte del humor desde la religión; visualmente, muestra el comienzo de una fase más experimental que culminaría este año con “El nido vacío”.

Que el film no se desenvuelva alrededor del Judaísmo-aún cuando su personaje principal es judío-, es una ventaja para ver a Burman explorando relaciones que están más libres de estereotipos. La película comienza con una narración en off de Ariel (sí, otra vez) Perelman, un abogado. Es una de esas narraciones que continúan apareciendo a lo largo del film y nunca parecen estorbar; un elemento perfectamente dispuesto que aunque estuviera presente todo el tiempo no molestaría.

Ariel, interpretado por Daniel Hendler (sí, otra vez), nos cuenta acerca de su padre, Perelman Padre (un genial Arturo Goetz), también un abogado; y su-cuando la conocemos-futura esposa Sandra (una brillante Julieta Díaz). Nuevamente aquí, como es costumbre con Burman, no hay historia más definida que una relación de padre e hijo; vemos la vida como es. A medida que nos familiarizamos con esta familia (valga la redundancia) y su rutina diaria, empezamos a sentir la presencia de Burman de manera diferente. Hay puertas que se abren y conducen a un lugar diferente del esperado, como si los personajes no quisieran ver el verdadero lugar; conexión entre escenas y repeticiones de algunas tomas. El cinematógrafo Ramiro Civita (de “Whisky Romeo Zulu”) se lo toma tan en serio que sentimos un cambio.

Es muy extraño que Civita no haya trabajado nuevamente con el director en “El nido vacío”, que realmente parece presentar una continuación del estilo visual de este film. Pero qué ocurre con el humor en “Derecho de Familia”? No olvidemos que Burman también es un escritor dotado y-lo repito con orgullo-se las arregla muy bien para mantenerse lejos de los escenarios y tradiciones religiosas que nos hicieron reír inesperadamente en trabajos previos. Aquí, nos reímos por la mera personalidad de los personajes, por lo que dicen en una exquisitamente filmada conversación de almuerzo y porque hay un nene llamado Gastón (interpretado por el hijo de Burman) que se gana el corazón de todos.

La paleta de personajes que Burman presenta aquí es más rica que nunca y es muy lindo escuchar a Ariel contarnos como se ganó el corazón de Sandra, porque nunca podríamos imaginarlos juntos. De hecho, nunca podríamos imaginar a Ariel con nadie, como dos de sus alumnas le dicen más directa que indirectamente al verlo en un bar con su hijo.

Cualquiera que diga que Daniel Hendler siempre hace lo mismo es muy injusto. Sí, tiene una preferencia por papeles introvertidos, pero su Ariel acá no tiene nada que ver con su Ariel de “El abrazo partido”, ni con su Ezequiel de “El fondo del mar” si vamos al caso. Sin embargo, es cierto que Hendler tiene dificultades en lo que a la química con coprotagonistas femeninas respecta. Es por esto que la actuación de Julieta Díaz triunfa por cuenta propia, y lo mismo ocurre con Hendler; porque son actores fantásticos.

También hay drama en “Derecho de Familia”, como podríamos esperar de Burman, pero esta vez representa la parte más floja del todo. Verán, una de las grandes cualidades de Burman como director es que trabaja mucho para lograr el balance entre lo que definitivamente va a gustarle a todo el mundo y algunos riesgos. El precio a pagar es que algunas cosas se vuelven predecibles.

Pero es un balance que es favorable, y para nuestra suerte, nada nunca deja de ser creíble.

---8/10

PD: A ver que tal la encuesta...Saludos Sospechosos

21 comments:

JB said...

Bueno, que se le va a hacer, otra en que no estamos de acuerdo. Así es la vida, diría Hendler en otra película de Burman. Nos lleva a Ver "la vida mo es" Sí es cierto, y ese es justamente el principal problema de burman. Pero ojo que ese no es un problema solo para los mañoso, para los viejos cascarrabias como yo, para los "pocos". Para mucha gente común, los "muchos" también es un problema: Cuando van a ver "la vida misma" se preguntan ¿Que hago acá? Enel fondo, muchos quermos ver "terminator II" para decir, como Pappo en la ficción televisiva: "¡Es como la vida misma" Pero si vemos una peli "como la vida misma2 nos preguntamos: ¿Que hacemos acá? Y no es rechazo al realismo. El realismo es bueno, puede bancarse que "nos cuenten como es" pero cuando "estás igual" como la propaganda estamos ante un problema porque ¿Que le agregaste? Que lo convierte en arte y no en poner una cámara para decirles a los actores (en especial si Hendler te "come" las películas) "Entrá pibe y hacé lo que vos sabés" Una amiga me d´cía que es cine "sin mediaciones" Voy a poner dos ejemplos parecidos pero distintos: "EL perro" e "historias mínimas" Son costumbristas y están todo el tiempo al filo, "parece" que te cuentan las cosas "tal como son" pero no. Hay vueltas de tuerca no solo en el guión: enl las tomas, en los personajes que te hacen saber que hay algo más. Cuando fuí a ver "el perro" confieso que al rato tenía ganas de irme, pero al otro rato no podía dejar d mirar.
Burman es bueno, las pelis son buenas, pero, sinceramente, para ver "derecho de familia" me siento un rato en Tribunales, escucho un par de conversaciones del colectivo, voy al laburo y le digo aun amigo que me cuente las relaciones con su padre (los dos profesionales, los dos de lo mismo) Cuando hacen el chiste d ela sala de reuniones tenía ganas de salir corriendo... Pero bue, como dije es bueno y es cierto, hasta Burman (y más los otros de la lista -no Ledo, claro-) hacen que uno tenga fe en que, al fin, Fabio y Aristarain tengan un reemplazo

JB said...

Me olvidaba: Piñeiro y campanella tampoco (Sí burman es mejor)

JB said...

¿Porque no pusiste a la Martel? Ya se que no es "realizador" pero...

Vargtimen said...

¿Y Aristarain? ¿Y el pamplinas de Eliseo Subiela? Esos también faltan en la encuesta (te agradezco que no esté Subiela, francamente).

Te confieso que de Burman no he visto nada, aunque tengo buenas referencias de "El abrazo partido".

ElChapa said...

Facundo: Una lástima esta vuelta, pero agradezco la honestidad y complejidad del comentario.

Para vos y para Vargtimen: lo de la encuesta fue complicado. No quise encontrar un 'molde' de realizadores (y obviamente lo de Ledo es un chiste), pero sí quise referirme a personas lo más actuales posibles, que dan esa esperanza de que se vuelva a hacer cine como el de Aristarain (de ahí que no está en la encuesta).

Hay muchas razones para explicar quienes sí y quienes no. No creo que haga falta. De Subiela no conozco la obra y de Favio tampoco (pero con lo que dice Facundo tampoco podría entrar). Cuando terminé de hacerla y me fui a bañar me acordé que me había olvidado de Sorín. Es un genio y su realidad es otra, aún siendo real.

Vargtimen: espero puedas ver algo de Burman así nos traes tu opinión

Saludos

ElChapa said...

Y lo de Martel me lo temía...pero creo que ya dejé clara mi admiración por ella antes y en toda esta discusión de Cine Argentino. No creí que hiciera falta.

Popurrí said...

La verdad que no la vi, sabés que de cine argentino conozco poco y nada, aunque me gustaría ver un poco más (sí, es cuestión de animarse y alquilar un par de títulos). Por la misma razón no voy a votar en la Encuesta, no estoy muy interiorizado en el tema (sólo leyendo acá, y viendo los comentarios de JB y el resto).
Lo que si, los invito a JB, Vart y el resto, si quieren, a darse una vuelta por mi blog. No es de cine ni anda por el estilo, sólo subo lo que escribo, en fin.

http://lunaysonrisa.blogspot.com/

Un abrazo!

Joa said...

El nivel del posteo y el debate generado por el mismo superaron mis ganas de aportar alguna reflexión acerca del cine argentino y a eso se le suma que no vi la película.
Chapa veo que al fin lograste el ambiente que querías para tu blog, espero que siga así y prometo que mis participaciones van a volver jaja.
un abrazo grande pa

JB said...

Yo preguntaba, nomás. Para mí mejor porque no tengo que dudar una Hamletiana eternidad entre Martel y Caetano (Ya que nombre al de dinamarca, recomiendo una de Kaurismaki de lo mejor "Hamlet se va de viaje de negocios" o "Hamlet Empresario") porque adealnto mi voto para Caetano que, a mi gusto, es el mejor de la lista quec, como dije, tiene varios nombres buenos incluyendo, es justo reconocerlo, a Burman. Entendí lo de Aristarain y pensé que, por lo mismo no ponías a Sorín pero es cierto que Sorín (que es mi tercer favorito actual) está a caballo entre el último "nuevo cine argentino" la tanda de "nuevo cine argentino" de hace veinte años. Vargtimen: Me encantó eso de "el pamplinas de Subiela"
Joa: Mandesé no nos deje solos (bueno, mejor cambio el slogan, je)
Gracias Chapa y seguí así, nomás

JB said...

Me olvidaba: ¿Vieron 25 watts?

Popurrí said...

No sé si fue acá en los comentarios (no estos, algún posteo anterior), que vi que hablaban, o mencionaban, Una guerra de películas.
Recién llego del cine (me fui a Neuquén), y la verdad, me pareció muy mala. Creo que me reí dos veces en la sala, y una fue por el comentario que le hizo un gordo a su mujer. ¡Por favor, tantos nombres, tanta producción y un producto tan malo! ¿Eso es cine? ¿los chistes tienen que ser buenos? ¿Son buenos? tal vez algún juego de nombres, o la forma que tienen de gritar y enojarse, pero no, ni siquiera eso, no me llamó la atención absolutamente nada.

Pd No sé hacer críticas de cine, sólo puse lo que me apreció, je.

JB said...

Bueno, bueno, esta bien. Fuí yo. A mi me pareció muy buena, pero es cuestión de gustos. Justamente en esta nota del blog del bigote hay una suerte explicación de eso porque el fue a un cine lleno y le pasó lo mismo (al público, a el le encantó) A mí no me pasó, fuí a una sala vieja medio llena y debíamos ser la mitad enfermos y el resultado es que todo el mundo se reía hasta el final (por una cosa u otra) Pero puede ser ese tipo de películas que genera reacciones opuestas. Recuerdo que, cuando fuía ver el señor de los anillos mucha gente salía enojada, una amiga mía salió al grtio de "devuelvanme la entrada" Escuhé gente decir que se aburrió con "una de enanos y trols que no terminaba más" y también había chicas que salían emocionadas per por los muchachos que parecían sufreindo en la pnatalla. Y también hubo mucha gente que salió feliz, entre ellos yo

Popurrí said...

A mi personalmente El señor de los Anillos me encantó, peor más allá del cine, porque soy fanático de Tolkien (leí todos sus libros, je). Si bien, en comparación con lo escrito hay algunas cosas mal hechas, o partes que se suprimieron, eso suele pasar cuando se lleva una obra literaria a la pantalla grande, así que muchas quejas no presento (a excepción de: ¡¿Cómo no va a estar Tom Bombadil?! Por favor...)

JB said...

El señor de los anillos es una gran saga, en efecto. Por varios aciertos (si bien hubo modificaciones hay bastante respeto por la obra original) un casting para un diez, buenas actuaciones pero, por sobre todo, Peter Jakson es un mágnifico contador de historias y, por ahora, alcanzó su cumbre con "El señor..." Un poco a eso me refería: Vos sos fanático de Tolkien, yo leí la trilogía, el hobbit y el silmariliion. Pero los que no lo leyeron salieron defraudados de la primera. Para los que tenían el libro no porque sabían que llegaba hasta ahí. En particular, creo que Jackson (pese a la ausencia de Bombadil y los árboles malos) buscó una fidelidad absoluta al texto que decidió conservar como para, sabiendo que nunca se logra conformidad total, conformar al mayor número de fanáticos posibles. En la segunda se liberó más y optó por otro tipo de fidelidad: A la fidelidad "literal" de la primera la reemplazó por la fidelidad a la idea. Con modificiaciones, dejó intactos los núcleos centrales y, en un a decisión que muchos criticaron, le dedicó media película a un capítulo. Creo que fue acertado porque ese capítulo es central y lo que sigue relacionado, además, eligió acertadamente el episodio más épicamente cinematográfico que es el asalto al abismo de Helm. Uno podría añorar el marjla de serech, pero viente inutos más de eso hubieran sido un tanto pelmazos. En la tercera combinó las dos opciones anteriores y no obtuvo tan buenos resultados. Además, el intento de fidelidad le jugó en contra porque el regreso del rey tiene demasiados finales y, pese a que suprimió el regreso a la comarca, le quedó un final interminable. Nadie hace durar una película cuarenta minutos después del climax y eso sorprende en un tipo como Jakcson, pero nadie es perfecto. Ahora sí me voy: "smeagol"/"smeeeegoool"

Apalabrada said...

Chapa acabo de linkearte al minipost de hoy espero que pases al leer y te visite gente. :P

Voté a Burman.
Saludos

JB said...

¿Nadie vota a taratuto y a campanella? Chhheeeeeeeeeeeeeee

Popurrí said...

Estás hablando con alguien que ni siquiera sabe quiénes son (me tendría que dar vergüenza, ¿o no?)
Por otro lado, leyendo por ahí.. en el 2011 está programado el estreno de El Hobbit, con la diferencia de que Peter Jackson sólo la va a producir y el director va a ser Del Toro (me gustó mucho El laberinto del Tauno, Hellboy me pareció puro efecto, aunque no vi la nueva).

ElChapa said...

Es una bendición cuando esto se torna en, bueno, esto...No se si me siguen.

Qué concluyo?

Joa: Gracias por estar siempre y venir en los momentos adecuados y decir las palabras justas...un abrazo de cerca pa!

Apalabrada: Nuevamente gracias por tu link (no será la última, sabelo) y por tu buena onda...

A los demás (porque algunos comentarios ya respondí): Habrá que ir a ver "Tropic Thunder" che, y en lo de "LOTR" no me voy a meter...pero esto es lo que hace que yo escriba con todas las ganas...que siga y que siga con todo!

17 comentarios..debe ser un record (después de la movida de Batman)...

Saludos Sospechosos!

ramaa said...

chapaa, vuelvo al blog, despues de tanto tiempo,bueno hoy vi perfume de mujer, que buenaa que es, te lo queria contar, me tocó esa pelicula, y Derecho de Familia la vi en un colectivo, me gusto bastante, un abrazo chapa nos vemos

Mangosta said...

Che Chapa, muchas gracias por citarme en el post... es bueno saber que lo que uno dice puede generar otros debates y otros pensamientos...

En la encuesta voté a Caetano porque creo que dentro de un cine popular y de calidad, es el que mejores productos entregó... es el que mejor supo contar un universo propio y transmitirlo a los demás... Un oso rojo es una maravilla!!!

saludos mang-hostiles

ElChapa said...

Mangosta: Gracias a vos, por venir y cumplir un poco con lo que tratamos de hacer por acá, como lo hace cada uno que comenta!

'Y sí, un "Un oso rojo" es un peliculón...por ahí anda la crítica.

Saludos